lunes, enero 11, 2016

...


de dónde, acaso; de dónde salen estas estúpidas, infundadas e incontrolables ganas de encontrarme todo el tiempo - ya mismo en su compañia. irremediable extrañamiento emocional; sépase, ostrannennie, tal como lo entiende el formalismo ruso. metáforas híbridas, si se me permite la redundancia. imposible sentir nada más que la ausencia de satisfacción de un deseo tan pujante que me impide incluso, hasta pensar con claridad. deseo insatisfecho en la distancia. irrealizable en la proximidad del tiempo. todavía no logro conjeturar ninguna clase de pensamientos que no tengan que ver con la demanda continua de mis emociones por encontrarme en su compañia, y es menester confesar a este respecto que, con esta premisa, cualquier estratagema es válida. debo hacer enormes esfuerzos cada día por pensar que no puedo salir corriendo a buscarlo, aún sin encontrar razones para tal empresa. irracionalmente, mi sensación de autonomía se relaciona directamente a creer que no me dejo dominar por las imperantes emociones que intentan subyugarme. quizás una sensación de autodominio se esté jugando el puesto en el campo del enamoramiento precoz, como el implicado tuvo a bien llamar a nuestros problemas; o quizás tengo miedo de creérmela del todo, como sospecho que esta sucediendo. todavía no he tenido oportunidad de comentarle que no vamos a tener hijos pronto y a como están mis emociones no se si esto no tuviera que ver, en realidad, con la información que mi inconciente está privando de su libertad. poesía pura en la negación, claro está. el arte interpretativo del psicoanalisis. y varios discos de charly en la guantera. ya perdí de vista mi propio concepto de sanidad. ni que hablar de la mental. perdí de vista en el recuerdo, dónde terminaba mi cuerpo y empezaba el suyo. hoy soñé con cosas que ya pasaron. pero mezcladas escénicamente con las que me gustaría que pasen. erotismo y éter. en su máxima expresión.


que no tenga yo


... pero la realidad es que solamente puede sentir serias pulsiones de mi centro que parecieran encontrarse lejos de mi. pulsiones de mi deseo viajando a velocidades inimaginables, ochocientos kilómetros todos los días. yendo y viniendo. llegando y yéndose. no alcanzan a tocarlo, ni a olerlo y mucho menos a besarlo. todas mis pulsiones deseantes, mis cariños reservados y absolutamente todas las ganas de estar en el mismo espacio físico que su persona, deambulan a su alrededor. no se si alcanzará a sentirlas, o a saber que varias partes de mi ser no viajaron conmigo aquel día. que sin querer, se quedaron allá con él y que ahora, sabiéndome incompleta, como él, siento que me faltan.

viernes, enero 01, 2016

che/vo

estaba yo haciéndome una paja, tranquila, como cualquier otra vez. y no estaba pensando en vos. aclaro. para nada. muy en la mia, altamente concentrada en la labor y a mediados del climax, claro. tu hermosa sonrisa, tu r patinada, la colita de costado, vos con anteojitos de sol, vos con la camisita verde, vos en pelotas, de espaldas, sentado; vos en el fondo de tu casa, vos cuando ni siquiera estabas; te apareciste derepente en medio de la cama. el momento del orgasmo: zarpado. no tengo nada que aquejar. pero no es el punto.

el punto es,
que esta sensación otra vez se cuele así instantáneamente en mi vida, luchar para no alimentarla y su vez querer creer en la naturalidad de hecho; me confunde. no deja que elabore tranquila nuevos pensamientos acerca de cómo me gustaría que fueran las cosas. no. todo abrumador. todo cambiante. todo vestiginoso. o inevitable.

si pasó cuando pasara. todo bien. está demás. lo que pasa cada día aunque no estés suma al mecanismo cíclico de todas las ganas en estado explosivo permanente a punto de estallar de miedo de solo pensar en vos,

imaginate cuando no pienso.