jueves, febrero 28, 2008

abstinente


sobretodo de la puna,
del guiso de L,
los fideos pasados,
el té con tierra
del siete colores,
de dormir en el escalón y así y todo dormir bien
de la ruta, de la charla de camión
de la sensación de no saber dónde ir,
dónde vas a terminar cuando salga la luna.

de viaje, de norte, de él con sus rulitos
de tirarme en la montaña
a pensar
de bañarme con ojotas
de meterme en una cueva y que esté fresquito
de esa noche bizarra en salta, y esas minitas ebrias y nosotros aburridos y el loco ese que se cayó con todas esas cosas para tomar, tan de arriba
de las charlas con P
de la sensación de vivir para vivir

de iruya, de la casa de dulces de la señora que ojalá hubiese sido mi abuela
abstinente, por dios de su tarta de durazno
de tamales y humitas
de empanadas a cincuenta centavos
de vin-up con jugo de naranja

de victor (?)
de ser libre y vivir sin preguntar
de armar la carpa, con lo que me gustaba =S
abstinente de caminar escuchando mad caddies
en una callecita en subida, adelante de la montaña de todos esos colores.


abstinente de jujuy
de viajar
de sentirme así, tan de paso.