viernes, octubre 30, 2009

somewhere somebody cries

if you was the best of my life, now im thinking kill [and forget] you.
you are not the love of my life anymore. enought for me. beatrix kiddo.


un llanto atragantado
de todo el dia
escupir al techo

un llanto
de la noche
que no es mio
le pertenece

a la noche

tengo lágrimas escondidas
de todo el día
de llorar a ciegas
y en el colectivo

esconderme,
que se me escapen

salir corriendo
no quiero quererte
tan profundo
que se hace eco

la lágrima
cuando cae,
definitivamente

al piso.

lunes, octubre 19, 2009

subliminal



guadalupe cuenca.

cortá.

x- que no te haya llamado para tu cumpleaños, no te dice nada?
a- sí, que sos una puta.

viernes, octubre 16, 2009

definitivamente



no entiendo cómo
la gente puede
enamorarse de alguien
que no seas vos.

jueves, octubre 15, 2009

chupala

experimento una insoportable, preocupante y (temible y) terrible regresión a mis once años de edad -ya sé, por qué te vas, tres pájaros negros, cuánta cerveza, angeles caídos- se convirtió en el top five de *soy la más estúpida púber del universo y lo peor es que encima ya no soy púber*

viernes, octubre 09, 2009

good unless [...]

de mi otro diario, el de papel.
título: yes! (hoy no parece mi cumpleaños)

excepto los 18 me gusta que mis cumpleaños pasen desapercibidos. nada de fiestas tontas, ni cosas engorrosas donde la mayoría de las veces nadie quiere estar del todo ahi.
fiestas horribles; de disfraces, de sillón de casa vomitado, de parejitas felices comiendo asado que, punto y coma: salió carísimo (y al pedo la verdad), nada de esas cosas que, sin lugar a dudas, terminan con un montón de pobres diablos tomando birra sentados en el piso hablando boludeces con los ojos que se caen de sueño y la música sonando en el fondo pero que nadie le presta atención. un horror. casi siempre las fiestas de cumpleaños son un fracaso. incluso las de quince, que son todas iguales.
desde los 11 años que dejé de festejar mis cumpleaños. (con excepción de los quince y los dieciocho que me clavé
una pe.. y ah! jaajjaja). así pues, este año no será la excepción. considero que, el amor es otra cosa, no un copetín de cumpleaños.
así pues. ayer me autoregalé un pantolón de quince pesos, si ya sé alta rata. en fin. A. me compró los aritos mas hermosos del mundo y entre otras cosas, hoy me levanté con unas ganas terribles de vestirme temprano y no andar en pijama, tomando mate y estudiando toda la mañana como hago siempre. hacía mucho que no me compraba ropa -excepto unas bombachas super divinas que me compré hace unos dias, pero antes de eso nada de nada- y no sé, me dieron ganitas de verme así, linda.
cuestión que: pantaloncito rojo y, aritos verdes tipo ganchito, remera blanca. pañuelo en la cabeza (rojo, también) y me abstengo de pintarme las uñas porque es una considerable pérdida de tiempo para todas las cosas que tengo que hacer.


a todo el resto, perdón. no tengo crédito.

domingo, octubre 04, 2009

melodía conocida

dear A:
buenos aires se despierta cuando todavía no sale el sol y la mañana es el verdugo de mis horas de brillante pasión. bajo las ruedas de esa bestia el caballito de hierro murió, se retorcía en el asfalto con mi corazón: transitando un paraíso de amor o un infierno de locura y yo sabiendo los riesgos, insisto en jugar a que vos formás parte de mi.
ningún ratero principiante te arrancó de mi lado, y mi princesa me hizo príncipe montado en tu elegante andar, y en la distancia aún siento miedo por aquello que amo así, como eso de no encariñarse para no sufrir.


tuya,
A.

pd.: puse el disco y no me acordé que también estaba *nuestro* tema.
ppd.: lo hice a propósito.

viernes, octubre 02, 2009

on fire***

es terriblemente estúpido que, si una cajita de fósforos sale veinticinco centavos y se compra en el quiosco, en mi casa tengamos que hacer tremendos vericuetos para prender una hornalla; y todo esto porque nadie se *acuerda* de comprar fósforos y lo que es peor, a nadie le dan ganas de, una vez en la cocina tener que ir hasta el cuarto a buscar un encendedor (que pondremos en nuestro bolsillo para luego volver a dejarlo en el cuarto, bleble).
asi que entonces, nos arreglamos con los dos encendedores que están en el mueble de la cocina: uno sin gas y el otro con la piedra rota. así pues, se abre el gas de la hornalla mientras con la mano derecha se aprieta el cosito del gas del encendedor [rojo] y con la derecha hacemos chispa con el otro para que ágarre el otro encendedor -el primero, el "rojo". una vez lograda la llama se acerca el encendedor a la hornalla cuidadosamente, para que no se apague la llamita y para no quemarse la mano.
una idiotez total, porque es justo en el momento que con toda la paciencia del mundo lo estoy haciendo que me acuerdo de la cajita de fósforos y ...cualquiera.
hace rato que el hombre aprendió a hacer fuego, a mi de chiquita me dijeron : "encendedor", "fósforo", "magic clic", entonces fuego;
después aprendés las giladas de las piedras, y eso.

jueves, octubre 01, 2009

something wrong yeah yeah

debo confesarte que algo me he guardado,
me dejé ganar y me puse encantador.