sábado, enero 30, 2010

chichina,



toda la culpa es de la ciudad.

siddhartha

(y la) princesa de ojos hermosos


domingo, enero 03, 2010

bailá conmigo

otra vuelta más no hace daño


cuando la música me aturde, no pienso.
y si quiero llorar, lloro a lo moria casán.
quiero que la música me aturda. ok. la música me aturde.
y me gusta.
me gusta NO escuchar lo que pienso.

si lo escuchara, no dejaría de llorar.
si no dejara de llorar pensaría que quiero volver con mi antiguo novio.
y si hago eso, automaticamente me olvido de por qué dejé ese día que se fuera.
y si me olvido de eso, todo volvería a empezar.

entonces, pongo música y no escucho lo que pienso.
(ni siquiera cuando pienso que querría ir a buscarlo)
paro de llorar y canto. canto fuerte.
pero
como una tarada
puse ese disco que me hace acordar a él.
y también me puse la remera que me compró que dice "pez" y,
entonces:
lo que trato de olvidar es que *ya* no es mi novio
por un ratito nada más.

para cuando me acuerde, voy a estar tan lejos.

viernes, enero 01, 2010

tomás

viniste a salvarme o a distraerme de toda esta gente?