martes, febrero 22, 2011

no, está bien.

no vengas a buscarme, papuso. no hace falta.

si claro, yo estoy loca: ahora todos se llaman igual. cualquiera. y encima el otro borracho que bueno, mejor ni hablar. además yo indispuesta, él uruguayo y para peor se cortó la llamada, malísimo. y de paso me quedé sin crédito.
quisiera escribirle en realidad, pero todavía no tengo nada qué decirle.
vale todo (?) inclusive que volviera del chuy esa pesada?
o no vale nada ?

viernes, febrero 11, 2011

merece mute



no está bien odiar a los hombres, sobretodo si una no es torta; no te conviene.


el otro día me agarra y me dice, así como hasta preocupado:
no ana, no se puede reirse todo el tiempo de todo. no podés tirar un chiste en cualquier situación, la vida no es en extremo y todo el rato graciosa; no podés reirte mientras coges (lo hago) no podés llorar y reirte al mismo tiempo (lo hago, y a partir de aqui queda sobreentendido que todas y cada una de las cosas que dice es porque de verdad las hago).
no podés reirte de tus desgracias, no dá que te rías cuando tirás el fernet sobre el teclado y sabés que vas a estar semanas con las letras todas pegoteadas porque es sabido que no es la primera vez que te pasa, tampoco tira que te rías de mis calzones rojos cuando estamos re calientes a punto de garchar (ahi le aclaré que no eran sólo rojos sino que eran calzones con "diablitos rojos" que no es lo mismo a la hora de reirse y aproveché para decirle que no me calientó para nada la conversación sobre el turco y todo el temita de la pelota parada durante la copa, aunque bueno pensándolo bien... )
no dá que te rías de un error de continuidad de escena en el medio del cine viendo esa nueva de terror. simplemente no podés reirte de todo, algunas veces no se puede estar riéndose porque algunas veces hay que estar serio, ser un toque formal y servirse de lo protocolar y sanamente correcto; saber sonreír dijo (ahí me reí bastante y con un toque de ruido). la vida no es un chiste, agregó después y a mi me pareció más que exagerado pero ésta vez no me reí, me pareció hasta triste.

a ver si entendés, no podés reirte en cualquier momento situación o circunstancia; no que haya momentos para reirse hay momentos para "no reirse" no hay que reirse en medio de la misa (pero yo no voy a misa, y me dijo que era como un ejemplo a lo que contesté que es muy pelotudo poner ese ejemplo pelotudo de algo que no va a pasar porque es un pelotudo que sabe que yo no voy a misa, siguió: ) bueno, entonces no podés reirte fuerte en el medio de una cursada de economía, eh? (también lo hice pero eso él no lo sabía y le hice el favor de no decírselo porque ponele, un ejemplo fallido bueno pero dos me pareció cuasi humillación y no era que yo estaba muy interesada en "ganar" ninguna clase de conversación puesto que esto nisiquiera calificaba de "una conversación" porque él sólo hablabla y hablabla sobre cómo había que comportarse en sociedad tema que desde hace años no es de mi interés en absoluto).
después el chabón se desesperó un toque, porque no podía hacerme entender su concepto de compostura; yo lo dejaba hablar qué se yo, pero nada de lo que decía, claramente, me convencía. el medio que se agitaba:
ay ana, solamente es imposible que te den risa las faltas ortográficas de tu ex, (ahi le dije que sí era claramente posible reirse de la parte escatológica del término y sobretodo la manera que lo nombró poniendo mucha énfasis en la r y la t; después me reí de su cara y no dije más nada; siguió: )
no dá que te rías de cualquier cosa, menos que te rías de vos misma, si? algunas cosas se hicieron para ser tomadas en serio, el amor hay que tomarlo en serio o acaso te reiste cuando tu ex dijo me garché a w.? (acá se entiende por qué razón es que no hablé más, aunque sí me reí cuando mi ex me dijo eso ya que la inicial data de un ex compañero nuestro de la primaria y sí, me dio un toque de gracia. tampoco se lo conté)
no podés reirte de tus frustraciones, no está bien que te rías en todas las reuniones del secundario de los descansos que le ponías a esa piba, no está bien. no es bueno, es moralmente incorrecto estarse riendo de esa clase de cosas. no dá que te le rías en la cara a la minita de telefónica cuando te quiere cobrar el envío del modem antes de alegar que la seguridad del módem es problema de la cerdos que tiene por jefes y que a vos te la seca pagar el tubo que después te dan por el culo sin vaselina (textual) a veces "hay" que usar un vocabulario formalmente correcto es necesario comunicarse sanamente con nuestros pares sociales (no entendí la adjetivación) y andar riéndose de todos por la vida no es una buena idea para esta empresa. es más fuerte que yo que querés que te diga, te lo tengo que decir; no me parece adecuado que estés riéndote por la calle con los auriculares puestos y que la gente gire para mirarte, no es normal que no te importe. a mi me importa que me miren, no sé, me importa lo que piensan lo demás. (hete aqui el problema del masculino éste)

listo, ahi me cansé, le saqué la remera lo sacudí un toque y le dije que me tenía que ir a la clase de "cómo hacer para dejar de cogerme imbéciles", que era un enfermedad muy seria que a mi no me causaba gracia y que no le convenía volver a verme; por su salud.

martes, febrero 08, 2011

en esa copa ya vacía

si pasa algo malo ésta vez te voy a buscar en la oscuridad, tu belleza es como un resplandor.

es cierto, estuve todo el día escribiendo un mail y escuchando porco rex. lo asumo.
por eso todas las citas, pero te juro te juro que eran talcual. me identifiqué con todas, o mejor dicho, te identifiqué con bastantes y verdades re zarpadas, boluda. como dijo una mina que vino al preestreno de la obra "nunca escuché tantas verdades juntas" buee, la mina cuarentona ponele. bebamos de las copas lindas me hace acordar al idiota de mi ex; y mientras el sol se muere claramente me calienta. no por eso la cita, ni ahí. es que es dificil no ser injusta con vos.
en fin, además de los pormenores del disco sé que tampoco dá escribirte escuchando al indio, ya sé. perdoname, no es que es a propósito, ni en pedo (otra vez te escribo y encima me disculpo, ves? temblando y sonriendo: te veo tan linda como si todavía me amaras).
además se ve que hoy es un día estúpido de alguna efemérides sin ningún encanto que obvio, no recordamos. pero seguro que sí, siempre me pasan estas cosas. voy y busco energías cualquieras, te traigo y te llevo adelante y hacia atrás, me hago la detective-emocional y busco respuestas insospechadas en lugares recónditamente imbéciles de nuestra horrenda y vulgar linea de tiempo. además odio el tiempo (el tiempo se ríe de mi).
tampoco es que así me redimo de culpa y cargo, culpa mía de hecho haber estado escuchando al indio, y que encima me dé la cara para decírte que lo escucho mientras te escribo un mail larguísimo que seguramente vas a leer a medias si es que como sospecho, no te interesan los detalles.
después bueno, con el segundo mail me fui a la mierda, aunque constara de dos líneas a lo mucho; lo copado igual estaba en los asuntos, siempre yo tan creativa. sabés, acabo de perderlo todo, sólo quedó la marca de tus labios y de tus mentiras amables pero nada de lo que supimos desear. vos l
levás un tatuaje que va demasiado bien con tu tristeza y; hay en tu voz un dolor ligero pero en tu sueño hay un sitio donde yo no soy imposible cuando escapás. te voy a extrañar, desde cuándo sos tan sensible vos.
y decí que ni me gasté en un tercero porque era para más quilombo, aunque si agregamos que uno de ellos constaba de una ctrl.v de algún otro de hace muchos años. y si no contamos con que culpa de ésta insoportable segunda persona, este podría ser un muy pero muy imbécil tercer mail si no fuera porque obvio, no lo voy a permitir. no way.

bebamos de las copas más lindas que tenemos hoy.

domingo, febrero 06, 2011

así



sírvete un pecado.

sábado, febrero 05, 2011

madelaine



con la excusa de practicar lo de la valentía muchos hicimos directamente "cualquier cosa".

jueves, febrero 03, 2011

este mes tocó "rogelio"


corta: cuando es sólo sexo prefiero que todos se llamen igual o parecido mínimo. iniciales por lo menos, sino de lo contrario no entrás en la lista. no es capricho pero yo que soy tan copada vivo confundiendo absolutamente todos los nombres y convengamos que hay ciertas situaciones que directamente "ni dá".
aunque bueno, también me acuerdo de la vez esa que R. se masticaba a un otro, mientras el chabón con el que había salido toda la semana e inclusive con el que había ido al boliche además de los amigos de AMBOS, la veían, R. es clarísimo que tenía problemas pero él, tiempo después me dijo, que sólo se quería matar mientras la miraba besarlo y se alegraba, de no haberle dicho el otro día que sí la quería. me dió mucha pena.
al final, pensé, en vano tantos años de entrenamiento, para que un día de mala suerte te ponga en la cara lo que durante años pusiste muy a conciencia bajo la alfombra. por esas épocas ese tipo de cosas pasaban a menudo. no era que había que cumplir la inmoralidad a rajatabla pero, qué se yo.
así que para avitarme problemas que a los quince eran graciosos pero que en éstos momentos son un papelón, me dedico a buscarme masculinos medianamente decentes que se llamen parecido, caso en el cual cualquier equivocación pasa altamente inadvertida. si no a veces, si el nombre tira buena onda, invento algún apodo copado y listo, los llamo a todos igual.
por eso el otro día, pobre, lo tuve que sacar de la lista; me venía desentonando.
y si hay algo que prefiero ahorrarme es el pésimo momento posterior a haberlo llamado de cualquier manera en cualquier situación e incluso a veces, delante de cualquier persona. a mi no me cabe ninguna la que hizo R. osea, todo bien, hay que vivir los tiempos que nos tocan vivir onda como un free shop constante, pero tampoco irse a la mierda.

martes, febrero 01, 2011

yo tenía quince

y no sabía de qué se trataba.


el tomó vino toda la noche mientras pensaba en ella, en la manera que le dijo muchas cosas (cosas que no eran verdad). cuando él llegó, ella había salido otra vez. volvió a las tres de la mañana: demasiado bella para él.
él sacó la veintidós del ropero y ella gritó en la pensión. tomó otro vaso de vino, la veintidós estalló: aún lucía bella, muy bella.
como queriendo perdonarla besó uno de sus pies, sirvió su vaso con vino lentamente y bebió por última vez.