jueves, junio 30, 2011

hoy me sentí una histérica


el chaboncito me la tira así, despreocupadamente:


no se por qué razón no soy beneficiario de una respuesta decente a mis múltiples invitaciones, sépase: un sencillo *sí* o *no* (a ésta altura te juro por mi vida que me dan las dos igual) pero si toda la inteligencia que aplicás en la utilización de variados recursos del NI fuera colocada en cualquier otro ámbito que no sea "dejarme con la leche" o "romperme las pelotas" tengo la cuasi certeza de que me enamoro de vos, seguro.

miércoles, junio 29, 2011

mi mamá tiene en su biblioteca un ejemplar titulado:

no mate a su hijo adolescente y sé que de vez en cuando, lo relee.


sr padres, una cosa por favor: no inventen, no se persigan, no sean caretas.
una cosa es que usted piense que el hecho de que su hijo de repente prenda muchos sahumerios en su habitación esté íntimamente relacionado a que éste se ha vuelto, de un tiempo a ésta parte, un adolescente pulcro y ordenado; pero otra muy distinta es creer que cada vez que enciende ésta manufactura es porque se está fumando un árbol (aunque in fact, es muy probable que sí lo esté haciendo).


consejo: que mire mucho los simpsons tampoco es una buena noticia.

disorder


cuando es necesario escribir en la agenda las cosas que NO hay que hacer; SÍ, es para preocuparse, definitivamente tu sinapsis no está funcionando bien.

martes, junio 28, 2011

para vos


todas las noches que estoy contigo tu eres quien come, yo soy comido.

jueves, junio 23, 2011

you cant



si supieras que todo es tan sencillo como pedir perdón,
no estaríamos agonizando frente a la pc.

martes, junio 21, 2011

grado de torpeza: irrecuperable.

por más que intente e intente siempre termino siendo como los demás.



no quiero más pedir perdón por lo que no debo hacer, mis ganas no se cansan nunca. no quiero navidad, no quiero un sweater escote en v en la peatonal, no quería tampoco esos jeans corte medio sueldo, no quería tu perfume importado ni tus ganas tiradas a la marchanta; tampoco tus zapatos con cordones embarrados de puteadas. no quiero pensar para siempre las mismas barbaridades, no quiero pensar que no puedo escapar, para mi tiene que haber algo más y no una vida llena de reglas, no al miedo a vivir sin ellas, por favor, hablemos un poco más de libertad aunque no tengamos ni para empezar.
en la peatonal ese día me asustó verte sonreir así, con tanto escondido atrás. esa tarde no tenía ganas de recordar la escuela primaria, ni quería acordarme que cuando era inocente también prefería salir por la ventana. no quería estar ahí cuando estaba, mirando tu apariencia de revista cara y tu barba hiper-recortada, y a dos cuadras de tu beso deseé realmente que un día me necesitaras.
ese día te tiré el helado encima y te manché, porque vos había venido con tu speech preparado y yo no podía ni hablar. había paseado sola durante horas para calmarme y no bardearla al llegar y cuando me quise acordar, la habías bardeado vos. hubiera preferido tu sonrisa a toda la verdad.

porque no quería una vida llena de deber, del miedo a no saber actuar, de ácido y roncanrol, de tus besos desparramados sobre la cama, de delirios de poesía, de poca verdad en manos ajenas; no quería acordarme cuando te ví ese día que de verdad fuiste el único, no quería saber.

cuando giré sobre mis talones vi lo que iba a quedar de camino si no venías conmigo, y aún así fui en dirección opuesta pensando que muy probablemente no vinieras detrás. me dejaste llevarme el sueño de la institución familiar cuando te quedaste a mis espaldas, todo vestido de ken, pidiéndole por favor a la sociedad un rinconcito más, no quise pensar que había que transgredir las reglas pero sólo para poder entrar.
no quería acordarme que a veces, de refilón se puede más. y vos no quisiste escuchar que te quería, no cuadraba con tus límites y no quisiste arriesgar ni siquiera lo poquitito que te quedó al final.

me repito que no soy mejor mientras camino mirando las vidrieras, a dos cuadras de tu último beso sé que va a terminar y el aire no me despeja la razón, voy nadando entre la gente, y te veo pasar y para siempre, en cada hombre que me mira caminar la minifalda; siempre termino siendo como los demás y quiero escapar y no sé adónde ir.
siempre termino creyendo que tengo que disimular, que soy cuando estoy sola o cuando estaba con vos, pero que de la ventana para afuera los otros no quieren oir tal cosa. siempre termino siendo una más, y quejándome de todo, y juzgando y sonriendo y buscando-queriendo yo también un pedacito más porque, ¿sabés? de este lado estoy tan sola que ni siquiera lo entiendo.

y entonces a punto de arrepentirme decido encontrarme ese día con vos, con tu sweater caro, con toda tu imagen y semejanza, con el mundo que sostenés a tus espaldas, y llego y tiro todo el helado sobre tu discurso y mancho tus últimas palabras; es el inconciente que me tira de la oreja, que me hizo ir hasta la peatonal a quitarme lo poquito de verdad y entonces aparezco yo que me reivindico y pido de sambayón porque en el fondo sabía que iba a terminar siendo todo un papelón.
y giré y vi lo que quedaba de camino, era solo y sombrío y mucho menos sencillo. a dos cuadras de tu beso te compré el sweater que te había manchado y te puedo jurar que me salió mucho más barato.

sábado, junio 18, 2011

salgamos


cuántas veces habremos ido caminando hacia alguna esquina, a encontrarnos con alguien seguramente, cuántas veces con el viento soplándote el peinado y/o algún disco amigo retumbando en los oídos como para distraerte, o alguna vidriera reluciente tentándote con algún que otro par de zapatos que, obvio, también ayuda a pensar en otra cosa.
casi siempre yo voy con tiempo y como ya sé que va a pasar todo esto, prefiero entonces tomarme unos minutos más de esa caminata para tranquilizarme y no llegar hecha un combo express de inseguridades, nervios y pelotudeces varias; me pongo tan densa, pero tan densa por dios, que no paro de hablar y tirar chistes que ni por cerca son interesantes y para cuando me quiero acordar, seguramente ya la bardeé.
así que para la previa, palermo pinta bien, las cuadras cuentan con atracciones varias y si tengo ganas hasta me doy una vueltita por la plaza y todo, y para cuando llego a la cita la mayoría de las veces, ya aprendí a disminuir considerablemente mi estúpida verborragia.

claro que, la cantidad de cuadras son directamente proporcionales al grado de stress, que como es sabido, dependen exclusivamente de la cita, el objeto de la misma, la persona y… temas varios.
y si, ya sé, seguro que este 7 de julio por Armenia y Niceto, como mínimo, voy a tener que salir dos o tres horitas antes.

jueves, junio 09, 2011