sábado, septiembre 29, 2012

soy el que hace las muecas.



lo que hay aquí son los retazos de la historia.
(suéltenme, déjenme déjenme)
no sé si lo dije alguna vez
pero vos ya lo sabés.
sí, te vi crecer
pero también era yo quien crecía.

de Volviendo a las Cavernas. Pez.

free play



qué hermosoquesos, me repito para mis adentros constantemente; a veces hasta tiro un gesto dependiendo del humor y circunstancia. qué hermoso. más, cuando gira-ríe al mismo tiempo. cuando con la lengua entre los dientes.
sé que el entorno ayuda a pesar de la paradoja pero por suerte y por ahora, los pocos recuerdos de lo que pasamos juntos no enturbian del todo la emoción de la primera impresión. voila. ni me quema la cabeza, pero sé que algo raro pasa. andá a saber, será aquello que no cerraba. o será por que justo la cosa se tornó un poco menos onírica? hacía tiempo que un tipo no me hacía esto y sin querer. que hermoso, lo miro y pienso quizás, demasiado.
(para mi gusto.)

viernes, septiembre 28, 2012

thursday night




casi siempre que me pasan estas cosas, pareciera que me sobrepasan que algo tengo que decir. día todo vomitado, dormido de a ratos todo el tiempo con la sensación  de que no debería estar pasándome eso, que por qué, desde cuándo, así totalmente desprevenida me encontró la mañana a las ocho y media con el sol en la cara, ebria que ni cierra la persiana, pensé obvio. ella del otro lado, una completa desconocida, larga y blanca sobre mi cama, me hablaba. tardé un tiempo en comprender que lo que tenía eran ganas de vomitar y de a esbozos recordaba muy de a poco la noche anterior. eso te da más ganas de vomitar, no me digas, estar teniendo que hacer fuerza para acordarte lo que pasó hace algunas pocas horas, que el bar, el gordito con barba, la hecho en buenos aires, un puchito en la entrada, el taxi y todo lo que pasó en mi casa. un vómito cortito y pura agua, sin sólido ni cerveza, más injusticia. no me merecía yo, sentirme así todo el día, no era para tanto la verdad, ir al baño cada media hora, dormir en los intervalos, deseando que se me pasara ya, no podía esperar. pálida yendo a trabajar. gatorade bajo el brazo, qué asco. todo el tiempo pensar que de haber advertido durante la noche la mañana siguiente, el resto ni hubiera tenido lugar.


miércoles, septiembre 26, 2012

a esta altura

¿debería preocuparme?
no te mates sacando fotos, para qué. si los mejores momentos a gatas se pueden vivir.

repito: para qué. si un chusmerio hipócrita que te rompe la cabeza en medio de la noche sin escabio y de bajón te devuelve de un cachetazo al mundo real, y para cuando te querés acordar ya no sabés la diferencia entre creerme increíblemente hermosa o empezar a pensar que no importa la minifalda sino mas bien lo que hay detrás.
cuando las cosas pasan más de dos veces, decía mi abuelo, hay que preocuparse. yo voy dos justitas.

servilleta de papel al piso

la abrochadora humana. 

él esperando una respuesta y vos, ¿careteando con D. ? cualquiera: ¿quién quiere ir a finisterre al fin y al cabo? ni aunque sea el último bondi, no? el fin del mundo geográfico aún conserva su mística no lo niego pero, ¿acaso vos dejarías la casa de tu mamá por ejemplo? no me parece, nos estamos enroscando en una discusión y yo no quiero porque hoy me puse mi campera rosa chicle y estoy muy nerviosa y sí, hay que hacerme el aguante, le contesté. 
anillos tiene usté no yo  -agregué más tarde. y está muerta por que se le caigan ¿no?

cooperativa mental

no sé qué pensar y no me lo quiero ni imaginar.

lunes, septiembre 24, 2012

domingo, septiembre 23, 2012

bondiman


quiero darte el gusto, no la razón.

please, believe me.
believe me when i tell you

i will never give you reason.


Paul McCartney

nada mamá, pensaba

there's a party in my head and no one is invited

verlo dormir en penumbra. angustiarme de a poco: pasito a pasito. odiarlo. cada vez más. por dormir y por ser así, tan poco como me lo imaginaba que hasta ya perdí la vista y la costumbre  incluso perdido está ya el recuerdo de cómo me hubiera gustado que sea antes de empezar a saberlo. lo miro y me gusta y mucho y también lo quiero matar. pensamientos prohibidos. lo odio porque es irreal. porque no puedo tenerlo. y ya debería notarlo. no es posible y mucho menos con esta manía monogámica mía a cuestas, que no me puedo sacar, esa de creer que no podrá ser sólo porque me da la sensación de que es de alguien más. ¿la familia es lo primero? ¿o es el cáncer de esta sociedad? andá a saber. habremos llevado la propiedad privada muy lejos o andamos comprando a lo pavote (hasta) seguridad.
no puedo parar de encrudecerme. el pasado pisado, sí. pero no estoy segura de poder forjarme un glorioso porvenir. o vivir como se me canta o creer las historias lindas que me convengan. cagarme en mi neurosis y alimentarla olvidándola. ser para siempre pura adolescencia e inmadurez. vencerme junto a todas las cosas de las que nos quieren convencer. 
puro historial de juicios. emociones selladas que no pueden salir, que se vomitan en carne viva. que se me quedan pegoteadas al estómago, que disfrazo de no acidez. que te quiero sin quererte, que no quiero todo esto pero porque desprecio hasta el mas sutil de los defectos. 
yo estaba más contenta cuando creía todo el resto. ni que él me preguntara qué pasa en medio de su momento sobre mis dos plazas. no se cómo dejo que me pasen estas cosas. ni que se me borre todo el bloc de notas, con lo lindo que estaba, qué caso tiene. quiero escupir verborragia sin parar y que él se despierte alegre cuando me acerque a la cama, que me dé algún beso más antes de irse. 
parece que de verdad ando encaprichada. porque a esta altura no se si ponerme a llorar o despertarlo chupándole la pija, para honrar a mi queridísima ex no amiga. sí, todo resta. hablar del no amor, claro, como si quisiéramos querernos. 

sábado, septiembre 22, 2012

caretofobia

la chica que todos querían comprar


llegás de trabajar con el estómago vacío, el desmayo a flor de piel. mi casa llena de hombres, cuatro cinco a los tiros con la play. me juego un fulbito. me como la última porción de pizza y un vaso de birra. no tengo puchos. llego retorcida con el recuerdo de sus dientes derechitos, con el malestar de ese mail que no pude ni contestar. la quiero mucho mientras me peino una convidada, ya no pienso, miro a los masculinos al grito de te la di, gil, te la re di. estás sudando boludo eh! jajaja-jajjaa. yo sí quería una vida así. 

yo si queria llegar a mi casa y que algo me quite de la rutina diaria. y no mi mamá en camisón o durmiendo roncando y yo calladita sin hacer ruido. ni algún supuesto novio en boxer, ni una novia recelosa a medio dormir. quizás varios amigos más, quizás algún compañero o /a pero sin coger. quizás me convertí en algo parecido a lo que alguna vez deseé. aunque hace mucho que no un ácido, que ni me depilo el cavado. ella cree que soy algo que por suerte hace rato que ya no soy. no quise recordarla en cada una de todas las que tomé. ¿un vaso atrás de otro? tonta. y yo que me esperaba ir a dormir.
a veces me da pena pensar que no quiero ser ni un poco como los demás. ya sé: no tiene la culpa y yo tampoco, pero ya ni sé cuál es la diferencia entre las dos. quiero llorar y no puedo, era eso lo que me tenía tan para atrás, con el estómago dado vuelta, con el lugar donde una vez mi psicóloga me dijo que ataqué, donde a los once años me pude defender. andá a saber. este inconciente de mierda que no te tira ni un dato. 

una atrás de otra, y para las tres ya me dejé porque me acordé de la primera vez, que me acosté en la cama y pensé, no me podía dormir, que me iba a terminar de constringir. esos miedos que te meten en la cabeza. ayer se murió otra vez mi última neurona pero era mentira esa boludez de la última droga.

viernes, septiembre 21, 2012

¿y ahora de qué vamos a hablar?

en términos generales me parece que está bastante bien.

sonrisa punto aparte. chiquitita vos. ya sé. el estómago doblado y la ventanilla cerrada. coma. la luz del pasillo prendida: por las dudas. no quiero escribir sobre vos ahora. pero quiero. porque en verdad no sé qué espero. parece que odia la canchereada pero le sale tan bien, que hasta el santo desconfíaría. anda en esas cosas de estar diciendo que se vió en berenice, en el fondo de la fosa y sin los dientes. qué decís. no dá, escuchame una cosita: terrible declaración. y yo me dio en bolas ahi, creyendo que era posible que él escuchara lo que yo pensaba.

por lo visto lo de los dientes es de familia. no sé si me explico bien. pasa que me pesa el estómago, andá a saber. igualmente casi como lo imaginé, comida de zonzos. me mataste hoy ahi sentado, aseverando lo que ya todos sospechábamos. la verdad no sé qué más estás esperando. ni yo qué buscando.
las repetidas de mamá: que no se juega con la comida. que hay que saberse acicalar. sabés qué, andá a cagar. qué es eso de estar con el estómago arrugado.

punto. ya lo dije. nada más.
pero ciertas cosas me rompen la cabeza. que me rías o me hables o verte en el reflejo o que aunque no me lo esperaba me lo blanquees así de entrada. qué bueno que a veces me quedo conmigo misma. sin embargo cuando sí me fui todo el tiempo tuve la sensación de que estaba detrás mio. desde que lo conocí. pero como mantengo enormes destalentos para percibir extrañezas ni me confío. claramente no sabía ni lo que pensaba. pero vos seguro que sí, que cómo estuvo tu semana. hubiera querido poder, estallarme de la risa. desconcentración al borde de la raya.

después del beso y yo, me quedé ahi. mediosentada. se fue derechito maestro ciruela con sus  indicaciones a la espalda. y desapareció en lo oscuro de la entrada. qué es eso de andar diciendo así las cosas. como si existiera alguna promesa que pudiera garantizar un promisorio porvenir. mentira. tengo tantas ganas de que alguien me entienda que no me conformo con nada.
un orden descontrolado. yo fuera de mi. o muy adentro. qué se yo. y vos y tus ganas incontenibles de hacerme creer que sí podías ver lo que pensaba.




lunes, septiembre 17, 2012

domingo, septiembre 16, 2012

se me aflojó un tornillo

y veo el futuro.


qué importa si así yo soy feliz, si total la vida sigue igual.
se murió mi única neurona, y vos: mi última droga.
menos mal, yo no quería pensar.

la neurona, cinco de copas. flema.

berenice




sin el poder de la palabra.
las pestañas a trasluz, muy largas. de curva en cueva la oscuridad de la trampa, de la ocasión perfecta para mirarlo a raya. en ajenos. me acelero. disfrutando lo imprudente del roce, rosé. ¿que me entienda? no.
para nada.
pensar desesperadamente en cómo alejarse del asunto justo en el momento en que estás empezando a creer que te pasa alguna cosa cada vez que girás y a medio centímetro tanta pestaña: todos los dientes derechitos, parejitos parejitos.

miércoles, septiembre 12, 2012

tonic to dream

el otro día hice una apuesta con mi primo y tuve que abrir mi cuaderno del año 2004 en el cual tengo dos listas, una sobre la gente con la cual he tenido sexo y otra con las personas que he besado en mi vida. gané la apuesta pero, también encontré estas cosas :

- una lista de frases copadísimas, muchas olvidadas.
- gente besada no recordada.
- un plano muy precario de una casa con los nombres en francés.
- una dedicatoria muy tierna de mi primita cuando era chiquita, si se lo muestro se muere la gila.
- una dedicatoria de e. muy drogado.
- anotado el nombre de un chabón que me comí en un cumpleaños mio que no sólo no recordaba ni en pedo, sino que hizo que llamara a f. para decirle boludaaaaa, viste? cualquiera (ella tampoco se acordaba).
- textos espantosos de cuando yo firmaba con z.
- unos mails que le mandé a mi primo hace un par de años que menos mal que no los vió.
- una cuenta creo que de viáticos de cuando el boleto estaba ochenta centavos.
- un borrador de una carta en la que apretábamos a la profesora de educación física.
- muchas hojas de frases robadas.
- listas de contraseñas de cuando "hackeaba" mails.
- una carta para irina y un papel del colegio donde decía que yo tenía un uno en el primer trimestre de matemática de segundo año, no lo recordaba para nada. no me extraña igual de esa mina que me odiaba claramente.
- un texto horrible muy horrible que hice un bollo y tiré a la basura.
- una carta muy alterna con estrellitas fucsias que entre otras cosas decía "Ojalá que nuestras vidas no se arruinen"
- y un sobre hecho con una prueba. 1(uno) decía en rojo.
- otras cosas que ya no me dá nombrar, así que imaginate.