jueves, enero 31, 2013

no importa con quién esté, desde ese día te prefiero.

lunes, enero 28, 2013

las cosas que no le digo

thats who i am and i cant change


la calle se va llenando a medida que, desde el horizonte, sube el sol. yo sentada con café pensando cómo hacer para deshacerme de esto. el pecho partido en dos. obvio, no es correspondido. a quién se le ocurre.
volver a respirar su aliento, sentirlo tibio. y cerca. soy capaz hasta de darle la razón. por un pedazo suyo hipoteco mi casa, todos mis bienes, que no me importan sus defectos. no los veo. anoche nomás estaba feliz de verlo. tenía contento solo por estar cerca, casi no me importaba si nos besábamos o no, mirá lo que te digo. estaba contenta de que él estuviera contento de verme. qué estupidez. lo pude ver en su sonrisa cuando lo abracé, y mucho antes de que me lo dijera, mientras se reía. yo me sonreí también.
me estoy convirtiendo en esa idiota que siempre odié, me olvido de mi cuando estoy con él: no me importa si hablamos o nos quedamos callados, si me invita pago yo o a medias, no me importa si cogemos bien o es un desastre. no me importa si la paso bien, mal o me estoy aburriendo terriblemente
sentada en el café pienso, llueve de a ratos, chaparrón y en seguidita sale el sol. se me sale todo de las manos de tanto que lo quiero tener bajo control. pierdo el control de tanto querer tenerlo en mis manos. y no hay caso. no se deja. siempre un muro de silencio, caricias cargadas con frivolidad en la frialdad. ¿desde cuándo? se ve que siempre me gustó el dificil. qué injusticia. un día está todo bien y al siguiente, pum. conociste un chongo y todo patas para arriba y por más que algunos lo llamen amor o enamorarse, dejame de hinchar. eso es solo un concepto. esto no está bueno. ya no sé cómo hacer para sacarme esta cosa, ni la puedo sostener: anoche, poder tocarlo desnudo otra vez hizo que me temblara hasta la histeria. no lo acariciaba para que le guste. lo hacía por mi. yo lo disfrutaba.
te juro que podría hacer lo imposible por engatusarlo, si supiera cómo se me resbalarían la moral y las buenas costumbres. es todo irracional, hasta antinatural diría y obvio, no es correspondido: estas cosas me pasan solamente a mi, para variar. no es su culpa, soy yo la loca que le anda agarrando un carnaval de emociones totalmente fuera de contexto. me gusta porque no se deja, pareciera que está siempre en la vereda de enfrente disfrutando de mirar. quién me manda. me odio a montones y con serias intenciones de odiarlo a él también. es que no encuentro la forma de protegerme. no soy yo cuando me pasa. me desconozco por completo.
no quiero más esto. ni sueño ni matrimonio frente al mar, ni hijos ni casa alquilada ni envejecer viéndonos la cara. ayer sentí contento de solo verlo. dios. ni me entiendo. ni me soporto haciéndome esto.
podría darle mi nombre y mi apellido, podría sacarme un brazo por la promesa de terminar con esta estúpida dependencia emocional. si supiera que se acaba de un segundo al otro vendo mi casa mis hijos y el sueño del plan familiar para siempre y sin remordimientos. doy el último sorbo al café y pienso. si lo amara todo sería mucho más fácil (mucho más fácil).

viernes, enero 04, 2013

cómo mierda llego a talampaya

CERRADO POR VACACIONES

uno, ya empieza el viaje.
dos: este año sola, cierro por tiempo indeterminado el diario online porque me voy a dedicar al de papel. quizás escriba un cuentito sobre lo que siento por vos y seguramente una vez terminada la historia en el papel ya no te quiera en la realidad. quién sabe.