lunes, febrero 25, 2013

último acto



ya todo dicho. te vas.

y no te pudiste aguantar



qué ganas de no verte nunca más.
así es el juego, se repite: me da bola, no me da bola, me da bola, no me da bola.
y yo como la idiota que siempre soy, caigo. todas las veces.


jueves, febrero 21, 2013

horóscopo chino



el león se enamoró del cordero.

no pienso escribirte nada nunca más


mi casa es un quilombo, entro a la cocina apenas me levanto y le rezo una oración a E. todo el contenido de la alacena arriba de la mesa en un intento fallido de limpiar ésta. los platos sucios. la tabla de cortar adentro de la heladera con sobras de la picada de ayer, picada de la que ni probé bocado. de fondo los simpsons, ya van dos veces que agarro el capitulo y me pierdo la parte que me gusta. la otra vez justo justo se cortó el cable y pum. mientras, yo me dedico a arruinarme la salud. no me gusta callejeros pero mandale que esa de "lo que está prohibido me hace feliz" va. la parte de perseguirse bueno, mas bien no es uno quien se persigue sino el resto. pero mejor la dejo ahi. "en algún punto ustedes desviaron el camino qué verguenza."
me hago un matecito, le pongo tomillo. para los mocos. en el living todo tirado. la play los joysticks la película de ted que nadie pudo ver, una botella de whisky vacía arriba de la mesa. hace días que tengo ganas de embriagarme hasta vomitar, como la última vez en londres. lindos recuerdos. pienso, yo sí que la tengo clara vomitando, se lo debo a mi depresión del dos mil ocho.
duermo la siesta a medias mientras veo una pochoclera. termina. me despabilo, ya está por venir. bajo y me compro una birra bien fria con chizitos. el cuarto mio también desordenado pero no tanto como el resto de la casa, el baño bue, un horror. no sé si me preocupa. para qué. mejor espero a E. que sabe cómo hacer las cosas para que duren, para que se queden más o menos así el tiempo que tarde en volver. la cortina toda salida. y pensar que este verano iba a decorar. lo espero a J. y pienso pienso pienso. en no pensar. por lo menos en él. que picardía. que desperdicio del atp. a veces creo que no se cuánto hay de cierto o inventado por mi. a ésta altura te juro, estoy enterrada hasta la cintura.
lluvia granizo oído derecho tapado. lo conocí con el oído derecho tapado, por eso me acercaba. para oirlo. con vigor intento no acordarme. para qué. la copa libertadores alivia las penas. pero no se puede acuchillar o abofetear la humillación de una vida, como decía bukowski, terriblemente desperdiciada. la felicidad debiera ser el recuerdo de deseos experimentados cuando a uno ya le toca no experimentar más. prefiero pensar que lo tengo lejos, que no puede venir para no estar deseándolo todo el tiempo. me gusta más vivir de mis fantasías. son más copadas que sus reacciones harto incoherentes. me es más lindo pensar que cuando abra el facebook voy a tener un mensaje suyo diciendo alguna cosa linda, pero no por eso lo espero. solo me gusta pensarlo. no porque sea mejor que la realidad, no porque no pudiera ocurrir, seguramente me sienta más copada el día que abra el facebok y realmente tenga un mensaje suyo, seguro me excite más que sólo imaginándolo. la fantasía no supera la realidad, claramente. ni aunque la primera se volviese la segunda. solo que me parece que la diferencia está en que, fantaseando, no corro ningún otro riesgo. adormecida en una realidad paralela que no tiene consecuencias directas a prolongarse en el tiempo.
claro, hacía mucho que no tiraba el fernet sobre algo inconveniente. jamás ninguna, igual, superó la del teclado. el recuerdo de la imagen del teclado chorreando fernet por la esquinita del Ctrl me mata. me encuentro así, achicharrada. telefónica le informa que su pago aún no ha sido registrado. si quiere pagar con tarjeta de crédito marque... pero por qué no te... tu tu tu tu.
cheques voladores, un cajero automático expulsando dinero cual ametralladora. los simpsons. ana, podés dejar los alucinógenos, plis? a que no sabés qué, la heladera ya no patea. para la seguridad de su metro noventa. para que se le pueda ocurrir apoyarse palma abierta sobre el techo sin sufrir penosas consecuencias. golpes en la puerta. mi habitación está tan lejos de ahí que me da paja abrir. lo mismo cuando suena el teléfono. si no estoy esperando una llamada ni atiendo.
todo tirado por el piso, tres pares de zapatillas y ojotas, la funda de la guitarra, un vestido verde a rayitas que mi ex me compró en gualeguaychú, los respaldos de las sillas con ropa, los parlantes arriba de una de ellas, el rollo de cocina al lado del televisor, el almohadón de arriba del sillón sobre mi cabeza. me cocino unos ravioles con salsa pero no tengo ganas de ir a por el pan. fuck. qué vagancia: fin de semana de vacaciones y buenos aires demasiado cálida para mi gusto. pienso tonterías. con mi bermuda de adidas por las rodillas, en patas sucias, mirando tele, jugando a la play, no me gusta todo tan desordenado pero, como ya es un quilombo la buena noticia es que se puede desarreglar y dejar todo donde a uno se le pinte porque total, no va a mejorar. en dos dias viene E. y ya, se acabó lo que se daba. descubrí que hay ciertas cosas de las que no me quiero ocupar. como decía mi abuela, lo que no podés hacer, compralo hecho. lindos consejos la verdad. no es que no pueda ordenar mi casa ni limpiar, el asunto es que cero ganas, es una actividad que realmente detesto. excepto cuando me dan esas ganas incontenibles de que todo esté como se debe, lo cual pasa cada vez más con menos frecuencia. o es mi miedo atroz de convertirme en un ama de casa convencional. no creo que hoy día exista hombre por el que se quiera pagar tal precio. menos para mi. aunque bueno, pensándolo mejor si él me diera la bola considerada quizás lo haría, o mejor no. lo que pasa es que de un tiempo a esta parte creo que podría hacer cualquier cosa por tenerlo, por comprar la seguridad ficticia de que es mio, que se va a quedar acá, conmigo. pero nada, seguramente son ideas mias.

ya se me va a pasar.

miércoles, febrero 20, 2013

penal ti




como si estuviera exenta de cometer pecados varios. in absentia, yo toda miedosa. me da miedo el casino. me dan miedo las drogas intravenosas. me dan miedo los árboles puntiagudos. y las cosas que podría no hacer. y las que si re dá hacer. no saber distinguirlas, me aterra. aunque eso nunca se sabe hasta después. ojo, yo parezco re copada pero en el fondo soy un horror, un desastre, un desperdicio de persona. hay momento en los que no puedo ni creer que esté haciendo algo parecido a las cosas que hago, digo. qué persona con modales haría tal cosa. bueno. situaciones de ni pensar mejor. ni recordar ciertos detalles. en fin. parece que no aprendo. o sea, pareciera que este muchacho me tiene bloqueada en el facebook y no me contesta los mensajes pero a mi ni me importa. qué onda. me invita a la casa como si tal cosa. ¿o definitivamente el grado de ´loqueyopienso´es muy alto y como para tanto? cualquiera igual. soy un estropajo de preguntas sin respuesta. me aterra. pero lo que más miedo me da es pensar que hay una respuesta evidente y yo no la veo. onda, de esas cosas ´quenosequierenver´ y obvio pierdo un montón el tiempo y me siento mal en el medio cuando podría ahorrarme con un poco de honestidad todo el bailongo.
lo que siento por esta persona en cuestión es inexplicable-inaplicable, que no tiene goyete ni punto de referencia, me lo digo a mi misma, me lo grito por las mañanas. no hay caso ni modo de actuar. una sorpresa atrás de otra, a veces buena otras veces, como las últimas, de terror. en fin. no la paso bien, perdón. yo se que se supone lindo sentirse así y algunas veces lo he disfrutado, más en la adolescencia, pero ahora no es lo mismo, no da igual y calculo que no me cabe por la incertidumbre del qué vendrá. parece que no me la banco. quisiera no llorar, aunque no llore. quisiera arrepentirme y que todo se termine. la promesa de la iglesia católica en su máximo esplendor y en vida. cosas imposibles de la vida cotidiana. recovecos en que alojar el pensamiento un rato. y que no moleste.
fracamente no tengo ni puta idea de lo que estoy haciendo. ni la menor. que salgo corriendo por esto, que salgo corriendo por aquello, por la tarjeta de crédito, que voy a hacer ochocientos kilómetros en menos de cincuenta horas. cualquiera ya sé. meta impulso mi vida. en el fondo me gusta hacer cualquiera, muy en el fondo sigo pensando como mi yo adolescente que juntaba anécdotas como quien colecciona figuritas para su álbum. el tema es que ya voy contando bastantes repes de este estilo. que salgo corriendo, que me voy de viaje, que casi ni aviso, como la vuelta que aparecí en uruguay y ni enterada yo. divertido. en el fondo me divierte sobremanera. y bue, si me hace feliz... pero ese es el asunto. quién sabe si me hace feliz. en realidad no lo hago para ser feliz. lo hago por hacerlo, o más bien, porque se ve que no puedo no hacerlo. que prefiero el riesgo. el vértigo de no saber con qué me voy a encontrar. en fin. si no voy, nunca voy a saberlo. y ¿quedarme con la duda? ¿qué? ¿en serio? olvidate. yo nunca me quedo con la duda. prefiero que pinche que corte que duela antes que anestesiarme para toda la vida. gracias M., yo sí lo pongo en práctica. prefiero la cabeza contra la pared, que la ñata contra el vidrio.

viernes, febrero 15, 2013

de sola luna

panteón rococó (1)


4
mis amigos juran que loco me volví
pero no entienden que a pesar del tiempo
desde lejos y sintiendo morir
es mi deseo día a día pensar en ti.

3
qué tristeza ha sido esperarte aqui
qué ingenuo qué inocente qué tonto fui
en la torre de babel yo me perdí

2
qué tristeza ha sido
amarte así:

1
de sol a luna

jueves, febrero 14, 2013

corre corre



hete aqui el problema: le quiero decir feliz día. se lo quiero decir ya. y no tengo ningún derecho.

diario de papel |dos



al final termina siendo siempre un fracaso, la cuestión consiste en elegir mal, pero mientras dura la emoción está muy bien de hecho. calculo que me pongo contenta porque me gusta sentirme así, mentira o no, todas las veces muy en el fondo confio en que ésta vez sí puede funcionar, y por eso sigo eligiendo mal; así durará para siempre, en tal caso: quién se quiere casar?
acaso (la promesa de) perpetuarlo confirma su (verdadera) existencia?

lunes, febrero 04, 2013

forever young

facilismo
sin modales
más
el cuento
del amor 
burgués
para todas
las edades.

detrás de la vidriera


se me ocurre pensar: 
no te da miedo el hecho de quién pudiera ver las 1632 fotos que subiste al facebook haciéndote la sexy, no funcionó el susto que te metió tu madre con el cuento de los violadores a domicilio, o quizás te da más miedo pensar que no las ve nadie ..?