lunes, marzo 25, 2013

introspección



v- ¿y el resto todo bien?
a- no, tampoco. hace un par de días dejé a un chongo que me gustaba mucho
v- uuh, por?
a- porque no me quería, básicamente.

domingo, marzo 17, 2013

sin ser valiente



basta. no lo soporto más. el precio de la locura a la que me obliga todo lo que me gusta este muchacho es demasiado alto y con el asuntito de la inflación no estamos para darnos gustos. se acabó, desde el otro día, momento en que descubrí lo que (en el fondo) me desagrada su forma de comportarse con los demás -de manejarse y las excusas ponzoñosas que pone porque ni le dá la cara para ser realmente honesto-  pareciera posible (ya que aconsejable lo es desde hace bastante) dejarlo. fuck off. se acabó lo que se daba. terminó. se retira del escenario. mutis por el foro. entonces a la izquierda, nada. vacío. humedad.

lunes, marzo 04, 2013

no es amor





think I'd be safer all alone

domingo, marzo 03, 2013

ya nos acorralarán


por un puto mensaje del orto que me costó menos de dos minutos y medio escribir  hace más de seis horas que espero como la mejor de las estúpidas la puta respuesta. lloro en medio de mi torta de coco. quizás si él supiera lo que a mi me cuestan sus silencios, se coparía y me contestaría. quizás de verdad no sea para mi y yo ande toda encaprichada. quizás quiera que me quiera. y quizás, nunca lo logre.
si valdrá la pena intentar, andá a saber, yo opino que no. hasta que un día me encuentro llorando y gritando una canción mientras revoleo el celular por la ventana de la cocina. listo. ahora sí que no me puede contestar.


quiebran las olas contra toda la ciudad


nos definen las acciones lo demás es blablablá
las propias vanidades ya nos acorralarán.



viernes, marzo 01, 2013

entonces ¿por qué insistir?


si le gustara te acariciaría en lugar de estar inventando nombres.

ley de bruiser


se subió al auto y se llevó con ella la última oportunidad de disculpar mi silencio.

chapter fifteen



palabras prohibidas
tu amor en pijama
convertida en mi enemigo
te paseás desnuda
arrastrando por el piso
la bombacha. te acercás, y
babeás mis últimas palabras.
sin cansarte, descalza
mi deseo con vestido de gala
por favor, ya no me dejes saber
si en verdad te gustaba.