sábado, octubre 26, 2013

te odio con el alma



hoy volví, y necesité desesperadamente olvidarme, no verte, hablar con vos me resultó desagradable, y al mismo tiempo, qué más da, contestar. lloré todo el viaje en bondi, lloré mal. con la cara entre las manos. los auriculares a volumen 30/30. las lágrimas quedaban atrapadas en la maromba del delito, de esconder el hocico y la cola entre las piernas, casi acurrucada en el asiento del colectivo con el sol rajando el mundo y a mi y a mi universo personal y a vos y a mi vida, rajándome las entrañas desde la cabeza. saqué las lágrimas por la ventanilla y el viento alivió un poco. miré la calle, tan conocida, y lloré un ratito más pero con la cara afuera, los ojos lo más abiertos, bronceando un mediodía cualquiera todo mi dolor al sol. dolor de qué. de no poder. hoy creo que lloraba porque pensé que no estaba pudiendo, que hace tiempo que me ronda en la cabeza hacerlo y no lo hago. ni lo intento. solo lo pienso y lo pienso.
anoche dormí seis años. me desperté y no hubo caso. me angustió la distancia. y soñarte tan cerca y despertarme y verte, al lado, mucho más cerca que de costumbre pero aún así sentirme tan lejos, de lo cerca que podría estar. me sentí distinto. y me asusté. creo. estoy un poco asustada. y con sueño.

viernes, octubre 11, 2013

amadeus




te amo así. dormida. despierta me pongo un poco mas tímida acerca de mis sentimientos. pero dormida soy capaz de hacer cualquier cosa por vos. dormida me agarro a piñas con tres o cuatro tipas solo para recuperar tu mp3.

jueves, octubre 10, 2013

ficcio, nal.



¿ do you believe in ghosts ?


domingo, octubre 06, 2013

de materia mental


no hay descanso en la ausencia.

sos el caos que equilibra mi alma.


no en orden.

no creo que hoy pueda reaccionar. tengo los ojos que hablan, tengo el alma en la boca. entendernos no es casual. cómo hacer para contar y no sumar si cada cosa aunque la reste hace una más. cómo hacer para contar un buen final. de qué lado estoy si estoy acá, qué mas pasa. tus huellas caminan solas, tus ojos quieren hablar; no mires para otro lado. tan frágil es esta verdad, que todo empieza a colapsar.
concientemente me hundo en un mar de dudas que me pueden lastimar. me hundo en mis latidos. las entrañas me engañan. es un gran nudo esta existencia. mis piernas no aguantarán. sólo dame una razón para seguir pateando esta tormenta, el tiempo no espera.
basta de esconderte en el silencio. el universo está hecho a medida del ojo del que mira. tus ojos no pueden callar. ya no habrán excusas si mañana es hoy, vale más que existimos en este momento. lo que cuesta la felicidad está en la apuesta. la deuda real se hace presente en cada paso que uno no da. para tener hay que soltar. si me das toda tu verdad, llegará. es una señal. el temor llegó hasta acá. cuando te des vuelta yo voy a seguir estando detrás. cuando te des cuenta yo voy a seguir estando acá. siempre hay tiempo para otro final.


viernes, octubre 04, 2013

http://www.youtube.com/watch?v=Sl3JYGKwJ3Y



un martirio es todo esto.
pasó de casi no importarme a querer morirme diez veces en un segundo. hoy lloré otras vez pero peor, como una nena. como una nena chiquita que siente una angustia tan grande que se hace un punto profundo y agudo en medio de algún recóndito lugar por encima del ombligo y debajo del esternón. que sus ondas expansivas exceden el pecho. que quisieran salir por la garganta, en gritos; extenderse al cuerpo en forma de manotazos y cosas rotas, despegarme de la tierra. ausentarme de todo. fumarme hasta el alma. la mia. propia. deshacerme. no salen, solo consigo dar unos leves grititos de nena caprichosa que se cree que ocurrió la gran tragedia. para mi todo esto está pasando a ser una insoportable tragedia. hace días que la paso mal y todo el tiempo sintiendo que es mi culpa, que me quiero sentir mal por puro gusto, que todo esto lo inventé yo, que no ocurre en la realidad, por mas que mi psicologa me diga lo contrario , que no es, que son puras malas interpretaciones mías de situaciones que yo misma provoco. y tengo miedo. obvio. estoy cagada en las patas. y no se qué hacer: me cansé de que me pase siempre lo mismo. quiero cortar y también quiero hacerle caso a mi psicóloga (que, además, para eso le pago) pero también me justifico interpretando una realidad hostil para la empresa. todos puros inventos. y ya me perdí en la madeja. y eso me está asustando. estoy asustada. asustada. pero no me puedo callar. se me salen las cosas. y me quiero matar. y no se qué hacer. siento, temo y vuelvo. no lo puedo creer. no entro ni salgo de mi. estoy sola, por ahí. vagando fuera del lugar que ocupo en el mundo. y tan pendiente de él al mismo tiempo que me desquicio. enloquezco. temo pero no quiero volver.
hoy lloré tan fuerte que me asusté de mi misma. lloré sentada en el ascensor. con la espalda apoyada en un costado y las píernas en cama india. pero estaba sola. llorando con la cara entre las manos, sin que me importara que algún vecino rezagado me oyera del otro lado de la puerta cuando pasaba por su piso. no tenía identidad. llegué al piso, lloré en el hall y seguí llorando mientras ponía la llave y abría. revoleé las llaves al lado del perchero, sobre el banco, pero con suavidad; y me senté en la silla de la cabecera de la mesa. y ahi empecé con los ruidos, con el punto en medio del pecho, con algo que quería sacar, que quería extripar de adentro de mi cuerpo, sacarlo y echarlo, que no se dejaba, que estaba agazapado entre las entrañas y tiraba en contra hasta no dar más. no lo vencí, aunque grité. aunque lloriqueé como una nenita que grita fuerte porque quiere que la vengan a abrazar, que grita para que alguien la vea, que grita y llora y patalea porque quiere que alguien la venga a ayudar. pero estaba sola. estaba sola en la cabecera de la mesa de mi casa, sola, gritando y sabiéndome sola, pero interrumpiendo el espacio igual.
hay demasiado instantes en que todo puede cambiar, y no. todo sigue igual. un curso idiota. hipócrita. tengo la vida vacía. estoy desestabilizada por completo. desestabilizadísima. de un momento a otro me doy cuenta que si yo creía que me estaba callando, es una falacia. que si yo creía que me podía callar, se ve que no. tengo que decidir si sigo creyendo que puedo callarme, o empezar a actuar de otra manera. o se lo digo y ya. o sea, decirlo. sin ni media intención al respecto, y decirle que no quiero nada. nada más. que me la banco, pero porque acepto que no puedo hacer la vista a un costado: eso, de movida. que no es que mis ojos quieren hablar. mis ojos hablan solos. sin ni media autorización. y eso también me aterra: que alguien más lo sepa.